Adiós 2019. Gracias totales

He estado verdaderamente ocupada organizando los cambios que se vienen en mi vida, pero me acabo de dar un tiempo para escribir mi final de año.

El año 2019 es el año que más me ha enseñado. Es el año que pasé casi sin pareja y ¡ah cómo lo disfruté!. Me dediqué a mi, a mis gustos, a mi familia, a mis amigos, a recordar que me gusta y que no, a nadar, a leer y a ver series. Amé la libertad de no tener a nadie a mi lado. Gran decisión la de darme un tiempo sola. No entiendo a la gente que va de relación en relación, no terminan una cuando ya están en otra y no se dan tiempo para respirar y estar solos un rato. Para mi, ha sido una gran decisión.

Disfruté de mi familia. Empezamos el año con el sustote de tener a mi papá en el hospital y ahora nos hemos dedicado a estar juntos y a disfrutarnos. Suerte la nuestra de que sólo haya sido un terrible susto.

2019 termina para mi con una revolcada. Hace mucho algo no me movía tanto el tapete como ahora, toca disfrutar y aprender. Respirar y dejar fluir. Soltar y confiar. Llevo exactamente 9 días literalmente temblando de nervios y de alegría, de amor y de esperanza. Tengo que ser más inteligente que nunca y leer bien las señales, porque quizá me pueda equivocar y perder de nuevo. No me puede volver a pasar.

Estoy buscando irme de Maestría el siguiente año, viendo papeles, escribiendo cartas, pidiendo recomendaciones, encontrando el mejor camino para irme. Pero mientras, agradeciendo este bendito año lleno de buenas decisiones y con un final que jamás hubiera creído posible.

Los milagros existen y el tiempo todo lo cura.

Les deseo a todos un 2020 mejor que el 2019, lleno de familia, abrazos, apapachos, albercas, mares, chocolates, mezcal, besos y muchos viajes!! Que el 2020 sea el año de los cambios y de la construcción.

Leave a Reply

Your email address will not be published.